Skip links

Desconcierto y preocupación de las pymes lácteas por los “precios congelados”

Advierten que la medida les “impacta mal”, ya que anuló el incremento que habían acordado para este mes. Además deberán ofrecer 173 productos a valores más bajos que el techo impuesto a las primeras marcas, para así evitar perder competitividad.

Las pymes de la industria lechera alertaron que podrían verse seriamente afectadas por el congelamiento de precios de 173 productos del rubro, que dispuso el nuevo secretario de Comercio Interior de la Nación, Roberto Feletti.

El presidente de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas (APYMEL), Pablo Villano, explicó en diálogo con TN que la medida dejó sin efecto el último incremento, del 5%, que había comenzado a regir desde el 8 de octubre a partir de un acuerdo con el sector, celebrado en mayo, con la ex secretaria de Comercio, Paula Español.

Esto se debe a que, con la llegada de Feletti, el Gobierno decidió de manera unilateral congelar una lista de precios de 1.432 artículos de primera necesidadcon retroactividad al 1° de octubreentre los que están incluidos los más de 170 del sector. Entre estos, quesos, leche en polvo, chocolatadas, helados, mantecas, yogurts, etc. La resolución regirá, al menos, hasta el 7 de enero del 2022.

Desconcierto y preocupación de las pymes lácteas por los “precios congelados”

“Esta medida nos impacta mal, porque con los Precios Cuidados ya estábamos muy justos, sin rentabilidad o pérdidas en algunos casos. Fue un sacrificio que en su momento hicimos para colaborar, y evitar un mal mayor como los Precios Máximos o limitaciones a nuestras exportaciones, como ya se había hecho con la carne. Fue un acuerdo del que participamos las tres cámaras de nuestra industria, por primera vez unidas, en algo que fue histórico, incorporando 32 productos y 12 pymes que antes no estaban incluidas”, recordó sobre el convenio que firmaron APYMEL, el Centro de la Industria Lechera (CIL) y la Junta Intercooperativa de Productores de Leche, y que ahora quedó desecho.

En ese sentido, Villano remarcó que, en la práctica, la última actualización de valores de sus productos fue en julio. “Ahora, además, se sumaron más cosas que no estaban incluidas en lo acordado con Español. Lo más delicado de este programa es es que no es sobre un volumen acotado, como lo era en los Precios Cuidados, que rondaba entre el 12% y 15% de la leche fluida, sino que ahora sería por el total de nuestra mercadería, o lo que requieran los comercios, ya que no se aclara nada al respecto. Además hay 170 productos, pero las marcas alcanzadas, que los fabrican, son muchas más”.

Descartan despidos y suspensiones, pero no un desabastecimiento

Si bien descartó que pueda haber despidos o suspensiones, el empresario fue más cauto cuando se le consultó si podría generarse desabastecimiento. “Vamos a ver. Una parte de la industria no está con ganas de ponerse en contra, pero otra sí. Los que lo acepten, evidentemente laburarán a pérdida durante estos 3 meses. También hay que remarcar que, con los Precios Cuidados, había otra parte que iba por canal mayorista y pequeños almacenes, por fuera de eso. Eso permitía compensar, porque con rentabilidad justa o negativa no podés comprar la leche ni otros insumos básicos. Pero si esta disposición es generalizada para todos los canales de comercialización, te diría que no la puede respetar nadie. ¿Van a controlar todos los canales para que se cumpla? Ese es el otro tema”.

Desconcierto y preocupación de las pymes lácteas por los “precios congelados”

Asimismo, indicó que para este congelamiento ningún funcionario se comunicó con las pymes para negociar, como sí se hizo “con algunas empresas grandes de manera individual, o las nucleadas en la COPAL, con las que entiendo que tampoco llegaron a un acuerdo. Yo hablé con algunas que estuvieron en la reunión, y no entendieron nada, y así es como han sacado la resolución”.

Aunque aclaró que la mayoría de las firmas alcanzadas por esta disposición son las grandes, lo cierto es que las pequeñas y medianas también se ven perjudicadas, incluso en mayor magnitud, ya que se verán obligadas a ofertar a una menor cotización que las marcas más conocidas, que están alcanzadas por este techo.

“Si a las primeras marcas las ponen congeladas, las segundas marcas obviamente tenemos que remarcar para abajo, porque nunca vamos a poder competir con un valor más caro. En definitiva, las pymes pagamos la misma materia prima, afrontamos mayores costos fijos porque no tenemos tanta productividad, y encima tenemos que vender más abajo”, describió el titular de Apymel.

Y agregó: “En el caso de los quesos (blandos, semiduros y duros), que básicamente es lo que fabricamos las pymes, entre lo que nosotros le vendemos a las grandes cadenas supermercados y lo que llega a la góndola, hay entre un 70% y 100% de diferencia. Ahí es donde también hay para negociar”.

Por último, vale aclarar que la disposición oficial fue tomada a pesar de no llegar a un acuerdo en la negociación con los empresarios. De hecho, el titular de la COPAL, Daniel Funes de Rioja, manifestó su disconformidad al respecto. Mientras que el presidente de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), Mario Grinman, aseguró que no tenía dudas de que habría desabastecimiento, lo que provocó una dura respuesta de Feletti.

Join the Discussion